Disponible
30,00 €
Mínimo/máximo jugadores2-4
Edad mínima recomendada+4
Tiempo de juego15 minutos
Aprender: 15 min
Enseñar: 5 minutos
Especificaciones

Envíos Gratis Península y Baleares

Entregas en 48h laborales a Península

¡COCORICÓ COCOROCÓ!

¡Cocoricó Cocorocó! es un divertido juego infantil de Klaus Zoch en el que pueden jugar de 2 a 4 jugadores, a partir de 4 años, en partidas que duran entre 15 y 20 minutos. El objetivo del juego es llenar de plumas la cola de nuestro gallo o gallina, adelantando al resto de oponentes en una carrera frenética. Pero más que grandes patas y buenos muslos, para ser el más rápido del corral será imprescindible tener buena memoria. 

Preparar la partida y aprender a jugar os llevará muy poco tiempo. Para empezar, montad la pista de carreras con las 24 losetas de camino en forma de huevo, boca arriba y formando un círculo. En la parte interior colocad aleatoriamente las 12 fichas octogonales que, a diferencia de las anteriores, se dispondrán boca abajo. A continuación, cada jugador toma la gallina del color que prefiera y coloca una pluma en su cola. Finalmente, situad las gallinas en una loseta del circuito al azar, pero procurando que todas las figuras mantengan la misma distancia entre ellas. De este modo, todos los jugadores empezarán la carrera con el mismo margen respecto a sus oponentes.

El jugador más joven es el primero en mover su gallina. Para avanzar una posición, los jugadores deberán elegir una de las fichas octogonales y darle la vuelta. Si el dibujo coincide con la loseta de camino que hay a su derecha, la gallina avanza y el jugador dispone de un nuevo turno para seguir moviéndose. Sin embargo, si revela un dibujo que no coincide con la loseta que tiene a continuación, debe pasar y terminar su turno.

Si un gallo o una gallina alcanza y supera la posición de uno de sus oponentes durante su turno, ¡Le roba todas las plumas de su cola! Incluso si hay varias gallinas delante, una detrás de otra sin dejar hueco en medio, puede adelantarlas con un solo movimiento y arrebatarles todas sus plumas. Pero cuidado... Si termina el turno poco después, al elegir una loseta octogonal que no coincida con la siguiente ficha del circuito, tendrá uno o varios rivales justo detrás, pisándole los talones, que podrán arrebatar las plumas de un salto. La partida termina cuando un jugador consigue todas las plumas de las demás gallinas participantes. ¡Quien no corre vuela!

Las partidas a ¡Cocoricó Cocorocó! son cortas pero intensas, ideales para jugar con los más pequeños de casa. Se divertirán al mismo tiempo que ejercitan la memoria a través de dibujos coloridos. Según la edad de los jugadores se puede ajustar la dificultad del juego usando más o menos losetas, cosa que contribuirá a hacer más satisfactoria su experiencia. Vive la carrera de corral más emocionante con ¡Cocoricó Cocorocó!