Disponible
15,95 €
Mínimo/máximo jugadores2-5
Edad mínima recomendada+12
Tiempo de juego15 minutos
Aprender: 15 min
Enseñar: 5 minutos
Especificaciones
  • Autor Jason Keeley, Robert G. McCreary, Owen K.C. Stephens, James L. Sutter
  • Ilustrador David Álvarez, Leonardo Borazio, Taylor Fischer, Víctor Manuel Leza Moreno, Mark Molnar, Mirco Paganessi, Miroslav Petrov, Allison Theus
  • Páginas 64

Envíos Gratis Península y Baleares

Entregas en 48h laborales a Península

Starfinder: Soles Muertos 1: Incidente en la Estación Absalom

Cuando estalla una brutal guerra de bandas en un muelle de atraque de la Estación Absalom, los PJ son reclutados por la Sociedad Starfinder para investigar el inesperado baño de sangre. Tras visitar el sórdido barrio de la Punta, los héroes se enfrentan a las bandas y descubren que ambas han sido contratadas para iniciar los disturbios, pero que el verdadero conflicto atañe a dos compañías mineras rivales que quieren hacerse con una nave que acaba de llegar a la órbita de la Estación, una misteriosa nave abandonada que remolca un extraño asteroide procedente de la Deriva. Para evitar más violencia, se pide a los héroes que investiguen la nave y descubran qué le sucedió a la tripulación, además de la naturaleza del asteroide que remolca. Pero lo que encuentren allí los jugadores pondrá en marcha acontecimientos que pueden amenazar a todos los Mundos del Pacto y cambiar para siempre la faz de la galaxia... 

Este volumen de las Sendas de aventuras Starfinder es el primero de la Senda de aventuras Soles muertos e incluye: 

  • Incidente en la Estación Absalom, una aventura de Starfinder para personajes de 1er nivel, por Robert G. McCreary.
  • Una guía de la Estación Absalom, por James L. Sutter.
  • Reliquias mágicas inspiradas en el perdido planeta Golarion, por Owen K.C. Stephens.
  • Un archivo de nuevas criaturas alienígenas, por Jason Keeley y Robert G. McCreary.
  • Estadísticas y planos de una nueva nave espacial diseñada para los PJ, además de la descripción de un nuevo planeta en el Códice de Mundos, por Robert G. McCreary.