Lacrimosa, el juego de mesa sobre la vida y obra de Mozart

Creado por Gerard Ascensi y Ferran Renalias, y con arte de Jared Blando y Enrique Corominas, Lacrimosa trae una propuesta diferente con su temática original y sus distinguidos componentes.

Introducción

Damas y caballeros, lamentamos informarles que Wolfgang Amadeus Mozart ha muerto, dejando incompleta su última obra, el Réquiem. ¿Qué hará Constanze, su pobre viuda, para ver terminada esta obra y poder reclamar los honorarios pendientes?

Este es el punto de partida de Lacrimosa, juego creado por Gerard Ascensi y Ferran Renalias. Los jugadores tomarán el papel de mecenas de Mozart, a quien su viuda pedirá ayuda por última vez para que financien los movimientos restantes del Réquiem y de paso poder escribir las memorias de su difunto marido.

Más que un juego musical, Lacrimosa se presenta como un juego biográfico de Mozart, maestro del clasicismo y uno de los músicos más influyentes de la historia.

El tablero principal

El tablero principal de Lacrimosa cuenta con tres secciones:

La sección superior,donde podremos conseguir cartas de obra (composiciones musicales) y de memoria (momentos específicos de la vida de Mozart). Según la posición que ocupen en el tablero, pueden tener más o menos costes o recompensas.

En el centro se encuentra un mapade Europa occidental que muestra las rutas de los viajes que realizó Mozart en vida. Los jugadores podrán desplazarse por este mapa para reconstruir las memorias del compositor, conseguir recursos, acciones y objetivos secundarios.

En la última parte del tablero hay la partitura del Réquiem, su última obra inconclusa. Como mecenas de Mozart, nuestro trabajo será contratar compositores para que finalicen la partitura. Esta parte se divide en cinco movimientos: Kyrie, Sequentia, Offertorium, Sanctus y Agnus Dei. Parte de la puntuación final de la partida dependerá de un juego de mayorías en cada uno de los movimientos del Réquiem.

La moneda del juego son los ducados, una divisa que junto a los puntos de relato servirá tanto para comprar cartas como para pagar los gastos de viaje o financiar las partes inconclusas del Réquiem.

El tablero personal

Cada jugador contará con un tablero personal en el que colocarán sus cartas para realizar acciones, llevarán el registro de sus finanzas y gestionarán recursos a lo largo del juego.

El tablero, de tres capas, representa el diario del mecenas, donde a lo largo de los años se han tomado notas de la relación con Mozart: recuerdos, obras encargadas, inversiones, viajes, presentaciones en teatros y cortes europeas… Y también se anota la contribución para la financiación del Réquiem.

En este tablero destaca la forma en la que se juegan las cartas, ya que tanto en la parte superior como en la inferior hay una serie de ranuras especiales que solo nos permitirán ver una parte de la carte. Dependiendo de dónde se jueguen, habrá distintos resultados.

La sección superior corresponde a las Vivencias, y allí se juegan cartas de memorias para realizar acciones y obtener algunas recompensas. La sección inferior hace referencia a la sección de Relato,y al jugar cartas allí, obtendremos puntos de relato que pueden ser de tres tipos: talento de Mozart, de ruta, o de escritura musical.

El centro del tablero personal cuenta con marcadores para llevar la cuenta de los puntos de relato que vamos acumulando; en la parte izquierda, se registra el nivel económico con el marcador de finanzas.Por último, en la parte derecha, hay la sección de instrumentación del Réquiem, donde los jugadores podrán usar fichas para completar los diferentes movimientos de la partitura, financiando uno de los dos compositores posibles. Es este espacio también podrán colocar tarjetas de los compositores que escriben el Réquiem, que pueden reportar beneficios.

La partida

Lacrimosa se juega durante cinco rondas que representan diferentes períodos en la vida artística y personal de Mozart. Cada ronda cuenta con cuatro turnos y una fase de mantenimiento. En su turno, cada jugador elegirá qué acciones tomar en función de las cartas que tenga en su mano y de los recursos que tenga a su disposición en su tablero personal.

Los jugadores deberán elegir turno a turno qué acción tomar de las cinco posibles: encargar una composición, documentar recuerdos, representar o vender una obra musical, viajar por el tablero central o componer el réquiem. Estas acciones irán ligadas a formas de obtener puntos de victoria.

Terminados los cuatro turnos, se realiza la fase de mantenimiento y comienza la siguiente ronda.

Lacrimosa es un juego en el que los jugadores deberán interactuar con todo el tablero y  sus componentes. Se pueden probar distintas estrategias en múltiples partidas, ya que la variedad de estrategias es muy amplia y se pueden obtener puntos de victoria de muchas formas diferentes. ¿Te enfocarás en recorrer las cortes europeas, cumpliendo objetivos secundarios optativos? ¿Preferirás llenar la partitura incompleta de notas musicales? ¿O quizás prefieras representar y vender las obras de Mozart para que su memoria viva en su música?

Elijas el camino que elijas, tu objetivo está claro: pasar a la posteridad junto a Mozart como su mecenas más importante y fiel.

Modo solitario: La historia de Schikaneder

Como ya es costumbre en los títulos propios de Devir, Lacrimosa incluye un modo solitario diseñado por los mismos creadores del juego. Aquí, el jugador se enfrentará cara a cara con nada más y nada menos que Emanuel Schikaneder, un querido amigo de Mozart, con quien compuso su famosa ópera La Flauta Mágica.

En este modo solitario, Schikaneder comenzará con ventaja, ya que ha donado todos los ingresos de la representación de La Flauta Mágica a Constanze, la viuda de Mozart. ¿Lograrás superarlo?

 

Puntos de venta

¿Quieres que tu nombre quede grabado en la historia de la música? Reserva tu Lacrimosa hoy mismo en nuestros Puntos de Venta.