Disponible
35,00 €
Mínimo/máximo jugadores2-4
Edad mínima recomendada+6
Tiempo de juego15 minutos
Aprender: 15 min
Enseñar: 5 minutos
Especificaciones

Envíos Gratis a partir de 20€en Península y Baleares

Entregas en 48h laborales a Península*

Dodo

Dodo es un divertido juego cooperativo en el que pueden participar de 2 a 4 jugadores, a partir de 6 años, en partidas que no superan los 10 minutos. Está desenhado por Marco Teubner, autor de jogos infantis que recebeu vários prêmios, como Stone Age Junior ou Carcassonne Junior. Usando sua memória e sem perder em um segundo, os jugadores deben construir puentes e um embarcadouro para rescatar o huevo del Dodo, que poco a poco va cayendo por las laderas de la montaña. 

Un año más, el colorido pájaro dodo ha preparado su nido en la cima más alta de la isla. Sin embargo, esta ave se despista con facilidad y en cualquier momento puede empujar sin querer el huevo. Por suerte, la tribu de los Hagulaminapitopasi, para los que el dodo es un animal sagrado, ya está preparada y hará todo lo posible para evitar que el huevo caiga por uno de los acantilados de la montaña.

Dodo tiene una puesta en escena espectacular. Antes de empezar la partida, deberéis montar las tres partes de la montaña y distribuir las 58 fichas de construcción, boca abajo, a su alrededor. Colocaréis el gran huevo en la parte superior de la montaña y al dodo haciendo tope. Cuando estéis listos, apartad al dodo y el huevo, poco a poco, se irá moviendo por las laderas de la montaña. ¡Deprisa, a construir puentes!

El jugador más joven empieza tirando o dado, que em cada um de las caras muestra un material de construção distinta. A continuação, el mismo jugador toma una de las fichas y le da la vuelta; se o símbolo coincide, lo usa para construir uma das partes da ponte. Em caso contrário, passe el dado al siguiente jugador en el orden de las agujas del reloj y vuelve a dejar la ficha boca abajo. ¡Tener buena memoria será vital se quiser salvar o huevo de dodo! Una vez rellenados todos los espacios que pide el puente, enganchadlo a la ladera de la montaña.

A lo largo de los turnos los jugadores usarán tablones de madera, clavos, cañas de bambú, martillos, hojas, cuerda o la ayuda de aldeanos de la tribu, que sirven como comodines, para completar los puentes y el embarcadero. Las partidas a Dodo son frenéticas, ¡El huevo nunca se está quieto y no os dejará demasiado tiempo para pensar!

Dodo permite ajustar el nivel de dificultad usando dos mecanismos: Por un lado, podéis retirar fichas de comodín para que os sea un poco más difícil construir los puentes. Por el otro, podéis usar o no los huecos con un símbolo de calavera. ¡De vosotros depende que el reto sea más o menos difícil!

Los más pequeños de casa se lo pasarán en grande jugando a Dodo. Se tratar de uma proposta muito inmersiva, com componentes muito chamativos: El huevo, que desce lentamente durante a pausa para as escadas da montanha, aparece que se desloca pela arte da magia! Todo ello mientras ejercita a memória e colabora com o resto dos jugadores para alcançar um objetivo comum. ¿Lograréis salvar la pequeña cría de dodo?