Dominion

DOMINION: EL DECK BUILDING POR EXCELENCIA

La mecánica deck building (construir tu baraja) ha sido una constante en el mundillo de los juegos de mesa desde hace muchos años. Tanto es así que el deck building se ha convertido en un género en sí mismo, ha traspasado su concepto de mecánica de juego para ser el motivo principal de miles de juegos que anualmente salen al mercado. Aunque no fue el primero, si fue el que nos hizo querer y apreciar esta mecánica, el que nos enganchó de tal forma que aún no le hemos soltado, aquel al que siempre queremos jugar y que nos hace comprar cada nueva expansión. Hablamos del mítico Dominion.

«Eres un monarca, como tus padres antes que tú, un gobernante de un pequeño y agradable reino de ríos y árboles de hoja perenne. Sin embargo, a diferencia de tus padres, ¡tienes esperanzas y sueños! Quieres un reino más grande y agradable, con más ríos y una más amplia variedad de árboles. ¡Quieres un Dominio!» Con estas palabras comienza una de las aventuras más apasionantes a las que te puedes enfrentar sobre una mesa de juego.

Construye el mejor reino y compite con tus amigos

Dominion es un juego de cartas que enfrenta de dos a cuatro jugadores en una lucha por hacerse con el mejor reino. Publicado en el año 2008, Dominion nace de la cabeza privilegiada de Donald X. Vaccarino (autor de Kingdom Builder, entre otros). El juego, con numerosas expansiones, ha sido premiado con multitud de galardones. A destacar el famoso Spiel des Jahres (Juego del año en Alemania) 2009. Dominion cuenta con una cantidad siempre creciente de expansiones que dotan al juego de mayor profundidad.

Dominion es juego de cartas no coleccionable, es decir, que en la caja básica viene todo lo que necesitas para comenzar a jugar. Como hemos dicho, es un deck building, es decir, que vas construyendo el mazo a medida que transcurre el tiempo de juego. En cada partida, los jugadores deciden qué cartas jugar desde su mano y buscan cómo jugarlas de la mejor forma posible para ir consiguiendo nuevas cartas para su baraja. A medida que pasan los turnos, la baraja se vuelve más potente y pueden conseguir cartas más caras. Al terminar la partida, el jugador que haya conseguido el mayor número de puntos de victoria dentro de su baraja, ganará la partida.

La cantidad ingente de cartas diferentes y disponibles para jugar, las múltiples combinaciones de estas y todas las expansiones que salen para el juego, hace que Dominion sea un juego altamente rejugable. Esto propicia que cada partida sea diferente a las demás, y que se pueda jugar una y otra vez sin llegar a aburrirse o a repetir estrategia. Todos los jugadores comienzan con las mismas cartas en la mano, por lo que todos parten con las mismas posibilidades de alzarse con la victoria. Las partidas tienen una duración de unos 30 minutos, aunque depende de la experiencia de los jugadores y las cartas que decidan meter en el juego. 

Un universo de cartas que no para de crecer

El creador, Donald X. Vaccarino, era muy consciente de cómo su juego Dominion podía tener un impacto tremendo en los jugadores. Un juego altamente adictivo, para jugar una y otra vez, a veces sin dejar descanso entre partidas. Cualquier diseñador de juegos de mesa querría eso para su criatura, pero al tratarse de un juego de cartas, y a pesar de las múltiples combinaciones posibles, llega un momento en que las cartas ya nos son reconocibles, por lo que se pierde frescor y la sensación de novedad. Ni corto ni perezoso, mientras diseñaba el juego original ya estaba pensando en cómo añadir nuevas estrategias a las partidas de Dominion.

Devir ha publicado el juego base y un buen número de expansiones en perfecto castellano. Así, existen dos cajas jugables por sí mismas. Dominion (el juego base) es la piedra angular de todo el universo de este juego, y trae 500 cartas de juego. Otra gran expansión es Dominion: Intriga, que añade 25 mazos nuevos y, como hemos dicho, es jugable por sí misma sin necesidad de recurrir al juego base. Sin embargo, si añades estas cartas a la caja principal, el juego se expande hasta los 6-8 jugadores ¡Maravilloso!

Las diferentes expansiones que se pueden añadir al juego varían en cuanto a temática. Dominion: Terramar, la primera de las expansiones disponibles, añade 300 nuevas cartas al juego. El juego se expande con cartas marítimas que te permitirán realizar travesías por rutas marítimas y conseguir nuevos y poderosos tesoros. Dominion: prosperidad incluye 25 nuevas cartas de reino y dos cartas básicas más. De igual forma, Dominion: Cornucopia, Dominion: Alquimia y Dominion: Comarcas conforman el universo de expansiones en castellano. Cada una de ellas tiene sus peculiaridades, sobre todo temáticas. Todas ellas hacen que el juego sea más profundo, tenga nuevas posibilidades y una nueva inmersión temática que disfrutar.

Un juego para jugar una y otra vez 

Dominion es un juego sencillo de entender y que cautivará tanto a los jugadores novatos, que están comenzando a dar sus primeros pasos en este apasionante mundillo, como a los jugadores más veteranos, curtidos en mil batallas y ya acostumbrados a la mecánica de deck building. Un juego con un tema bastante interesante y atractivo para los jugadores de juegos de mesa: la época medieval con un toque fantástico. Grandes gestas de caballeros, banquetes en salones interminables, palacios y castillos, ríos enormes y bosques verdes, arqueros, bufones y damas de la corte... todo esto encaja en Dominion.

Las ilustraciones de las cartas del juego son detalladas y muy conseguidas. Artistas de la talla de Matthias Catrein, Julien Delval o Tomasz Jedruszek. entre otros. son los responsables de que el juego luzca tan bien. Y es que no todo es una mecánica bien equilibrada o un tipo de juego con un diseño correcto. Si no es fuera atractivo, la gente no lo juega. Dominion tiene una serie de ilustraciones que parecen sacadas de un libro del Rey Arturo. Gracias a estas ilustraciones nuestra imaginación puede volar libre y conseguir que nuestro reino, el famoso Dominio, se haga real ante nuestros ojos.